Obstrucción nasal
  • Hipertrofia de cornetes
  • Desviación tabique nasal
  • Ronquido y/o apnea obstructiva del niño
  • Ronquido y/o apnea obstructiva del adulto

Pólipos nasales:

Se trata de unos tumores benignos frecuentes de las fosas nasales que aparecen como resultado de una proliferación benigna de la mucosa que recubre las fosas nasales. Su forma es redonda y son blandos y translúcidos, y pueden aparecer a cualquier edad.

La causa que lo origina es desconocida. En ocasiones se asocia a otras enfermedades, sobre todo asma y sinusitis. Es frecuente la llamada Tríada ASA (asociación de asma, intolerancia a la aspirina y pólipos nasales).

Endoscopia nasosinusal y base de cráneo:

¿Qué es la base del cráneo?

Se trata de la zona sobre la cual descansa el cerebro y que separa la nariz de la cara. Así pues, podríamos decir que forma el suelo del cerebro y el techo de la nariz al mismo tiempo.

El cráneo constituye la zona del cuerpo humano con un acceso más difícil. En ella encontramos múltiples aperturas de distintos tamaños, a través de las cuales pasan grandes vasos y nervios importantes. Los tumores que surgen en esta zona pueden presentarse de la forma más difícil. Es decir, escondiéndose en los huecos o enredados en nervios y vasos de importancia vital.

Tumores en la base del cráneo:
En la base del cráneo pueden aparecer una gran diversidad de tumores, desde meningiomas, tumores de la glándula hipófosis, melanomas, carcinomas. De ellos, aproximadamente la mitad son benignos y la otra mitad malignos.

Tratamiento de tumores en la base del cráneo:
Uno de los progresos más notables y significativos en el tratamiento de dichos tumores, se ha alcanzado gracias a la colaboración entre neurocirujanos y otorrinolaringólogos (endoscopistas nasales, cirujanos de cabeza y cuello y otólogos). Esta colaboración, que se inició hace menos de una década, es necesaria para tratar mejor estos tumores, que ocupan las fronteras divisorias entre los diferentes campos (cerebro nariz, oído y cuello). Así pues, estos tumores requieren un acceso multidireccional.

Por todo ello, ha conducido a la creación de la Unidad multidisciplinar de Base de cráneo de Centro Médico Teknon.

Técnicas mínimamente invasivas:
El tratamiento quirúrgico de los tumores de la base del cráneo ha avanzado de forma espectacular gracias a la utilización de técnicas mínimamente invasivas.

En el pasado, la operación de estos tumores suponía grandes incisiones faciales, así como el desplazamiento de los huesos de la cara, con sus consiguiente cicatrices y deformidades en la cara. Estas operaciones solían ser muy largas (aproximadamente de 10 a 14 horas) y suponían un postoperatorio largo y complicado. Con los tratamientos actuales, disminuiremos en muchos días la estancia en el hospital, pasando a ser habitual uno o dos días de postoperatorio.

Cirugía cerebral a través de la nariz:

La cirugía mínimamente invasiva permite el abordaje endoscópico a través de la cavidad nasal, sin necesidad de abrir el cráneo. Esto comporta muchos beneficios respecto a la cirugía tradicional, ya que esa obligaba a abrir el cráneo o la cara. Entre los principales beneficios encontramos la menor duración, una disminución importante de la estancia hospitalaria, la ausencia de cicatrices en la cara, la importante mejoría de los resultados funcionales, así como la posibilidad de operar zonas inaccesibles hasta el momento, pudiendo intervenir tumores de grandes dimensiones, considerados inextirpables hasta hace pocos años.

Para la cirugía, se utilizan herramientas ópticas y endoscópicas a través de la cavidad nasal que permiten una visualización de alta definición a través de las cámaras estereoscópicas con fibras ópticas. Estas permiten al cirujano ver el campo operatorio tridimensionalmente y a todo color, con la imagen aumentada y en alta resolución.

Por último, el uso de mecanismos de control (monitorización de los nervios cerebrales y faciales durante toda la intervención) a evitar la lesión de los mismos.