Trastorno de Acumulación

Trastorno de Acumulación

Se habla de trastorno de acumulación cuando
  1. Una persona acumula y guarda una gran cantidad de objetos, incluso cosas que parecen ser inútiles o tener poco valor para la mayor parte de las personas, ya que existe una dificultad persistente de deshacerse o separarse de posesiones.
    Esta dificultad es debida a la necesidad de guardar las cosas y al malestar que se siente cuando uno se deshace de ellas.

  2. Dichos objetos llegan a abarrotar y congestionar por completo los ambientes del hogar, llegando a alterar en gran medida el uso que tenían originariamente. Sólo por la intervención de terceras personas, estas zonas consiguen estar despejadas. La vida dentro de la casa se vuelve disfuncional.
Aunque en muchas ocasiones la acumulación no es vista como un problema por la persona, puede llegar a causar un malestar clínicamente significativo y un deterioro en diferentes áreas de la vida, pudiendo conducir a graves problemas financieros, emocionales, físicos, sociales, laborales e incluso el mantener un entorno seguro para uno mismo y para los demás.
La acumulación puede provocar la ira, el resentimiento y la depresión entre los miembros de la familia.
Los motivos que pueden llevar a una persona a acumular pueden ser diferentes para unos y otros.
  • El motivo más frecuente para el acaparamiento es evitar perder algo que pueda tener valor en algún momento, para uno mismo o para alguien.
  • El segundo motivo más frecuente para guardar es un miedo a perder información importante: información de los periódicos, revistas, folletos, libros, apuntes, facturas y otros documentos.
  • Un tercer motivo de acumulación es que el objeto tenga un significado emocional. Esto toma muchas formas, incluyendo la asociación sentimental de las cosas con las personas importantes, lugares o eventos. Esto es algo que la mayoría de personas experimentamos, sólo que no en el mismo grado que los acumuladores. Estos objetos son vividos como parte de la propia identidad y deshacerse de ello es percibido como perder una parte de uno mismo.
  • Por último, algunas personas acumulan porque aprecian la estética de los objetos, en especial su forma, color y textura. Muchas personas que acumulan se describen a sí mismos como artistas o artesanos que guardan las cosas para promover su arte. De hecho, muchos de ellos son muy creativos con sus manos.
La acumulación puede estar acompañada de la compra compulsiva de cosas que no se necesitan o para las que no se dispone de espacio. Por ejemplo, acaparar artículos de oferta, "gangas" o cosas "únicas". También puede acompañarse de una búsqueda compulsiva de artículos "perfectos".
El trastorno de acumulación varía de leve a severo. En algunos casos, la acumulación puede no tener mucho impacto en la vida, mientras que en otros la afectación comporta un deterioro general en el que la persona puede acabar viviendo aislada socialmente.
El trastorno de acumulación no es lo mismo que ser coleccionista:
  • En el caso de la acumulación compulsiva, las personas pocas veces buscan exponer sus posesiones, las cuales, en general, se encuentran desordenadas.
  • En el caso de los coleccionistas, los mismos suelen exponer con orgullo sus colecciones y las mantienen bien ordenadas.