Alteraciones en los movimientos del esófago: acalasia, espasmos del esófago y otras posibles alteraciones

¿Qué son?

El esófago es el segmento inicial del tubo digestivo y comunica la boca con el estómago. Tiene una longitud aproximada de 35 a 45 cm. y su labor fundamental es transportar los alimentos y bebidas hasta el estómago. En cada uno de los extremos del esófago hay una válvula (esfínter) que permite el paso de lo que se traga e impide que vuelva atrás. Estas válvulas o esfínteres reciben el nombre de esfínter esofágico superior y esfínter esofágico inferior (o cardias) (ver figura).

Para que los alimentos avancen el esófago se mueve de una forma muy organizada, de tal manera que tanto los sólidos como los líquidos son propulsados hacia el estómago y no se quedan parados o ascienden (regurgitan). Cuando por alguna alteración en el esófago estos movimientos no se producen, o fallan, la comida o la bebida se pueden quedar atascadas en el esófago. En otras enfermedades los movimientos son desorganizados o demasiado fuertes y pueden producir dolor en el pecho. Por otra parte, si las válvulas (en especial la válvula inferior, llamada esfínter esofágico inferior o cardias) se cierran demasiado también se dificulta el paso de los alimentos.

Las alteraciones graves de los movimientos del esófago no son muy frecuentes, aunque en alguna ocasión mucha gente ha tenido alguna molestia de este tipo.

Las enfermedades más importantes de los movimientos del esófago son la acalasia, los espasmos del esófago y las alteraciones producidas por la existencia de otras enfermedades más generales como la esclerodermia o la diabetes.

La acalasia es una enfermedad del esófago en la que este deja de moverse y, además, el esfínter esofágico inferior se cierra. Todo ello dificulta el paso de la comida y la bebida desde el esófago al estómago.

El espasmo esofágico es una enfermedad del esófago en la que este se mueve de forma desorganizada, a veces exagerada y con demasiada fuerza, en forma de espasmos. Debido a esto, los alimentos se pueden quedar parados en el esófago o producirse dolor en el pecho.

En algunas enfermedades como la esclerodermia, o menos frecuentemente en la diabetes, se afectan los movimientos normales del esófago y puede aparecer dificultad para que pasen los alimentos hasta el estómago.

Existen otras alteraciones de los movimientos del esófago que son menos frecuentes y que reciben nombres tales como peristalsis esofágica sintomática, esfínter esofágico inferir hipertenso, esófago hipercontráctil, etc.

Causas

     

Síntomas principales

     

¿Qué pruebas hay que realizar para hacer el diagnóstico?

     

Para mejorar las molestias

     

Síntomas importantes que hay que consultar con el médico

     

Tratamiento