Técnicas no invasivas del aparato digestivo

FibroScan y Sonoelastografía

El FibroScan y la Sonoelastografía son técnicas no invasivas que permiten el estudio de zonas seleccionadas del tubo digestivo, el hígado o el páncreas, para el diagnóstico de enfermedades como la fibrosis, la cirrosis hepática o el cáncer de páncreas. Estas dos técnicas son menos molestas y más rápidas que las que se realizaban hasta el momento y permiten observar la benignidad o malignidad de las zonas afectadas, clave para un correcto diagnóstico.

¿Qué es? ¿Cómo funciona el FibroScan?

El FibroScan es un aparato que, mediante ondas sonoras, mide la dureza y la elasticidad del hígado y, dependiendo de su estado (más o menos duro o más o menos elástico), permite el diagnóstico de enfermedades como la fibrosis, la esteatosis y la cirrosis hepática. Esta técnica se conoce como la "biopsia hepática virtual" precisamente porque evita realizar al paciente una biopsia hepática invasiva, que conlleva múltiples efectos secundarios. Debe realizarse en ayunas, y no está aconsejada embarazadas, pacientes que padezcan ascitis o que tengan dispositivos médicos implantables.

El FibroScan se realiza en la consulta de la mano del Dr. Modesto José Varas Lorenzo y el Dr. Fernando Muñoz Agel, especialistas en Gastroenterología y Hepatología del Hospital Quirón Teknon y profesores-colaboradores docentes de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

¿Qué es? ¿Cómo funciona la Sonoelastografía?

La Sonoelastografía puede aplicarse al hígado y al páncreas, mediante ecografía o ecoendoscopia, que mejora el diagnóstico y evita el estudio con biopsias invasivas (PAAF). Es también una técnica no invasiva conocida como "biopsia virtual", que puede diferenciar entre inflamación, fibrosis y cáncer, mediante una escala de diferentes colores (cualitativa) o mediante una escala del 1 al 255 (cuantitativa) que se convierte también en un índice, similar al FibroScan.