La Angiografía es una técnica de diagnóstico que permite el estudio del sistema vascular: arterias (arteriografía) y venas (flebografía). La angiografía puede ser invasiva (se inyecta un contraste radiológico a través de un catéter alojado en el interior de la arteria o vena, y posteriormente se adquieren radiografías) y no invasiva (angiografía mediante TC o RM, se consigue contrastar las arterias mediante la inyección endovenosa de contraste, sin necesidad de colocar catéteres). Las imágenes que se obtienen proporcionan un mapa detallado del sistema vascular en estudio (ej.: arterias coronarias, arterias cerebrales y del cuello, arteria aorta, arterias de extremidades inferiores, etc.) y su posible patología.

Además de una técnica diagnóstica, la angiografía puede ser un procedimiento intervencionista terapéutico: una vez diagnosticada la patología vascular, esta se puede reparar mediante la colocación de endoprótesis (stents), balones inflables intraarteriales (angioplastias), todo ello sin necesidad de cirugía.

Coronariografía (cateterismo izquierdo)

     

Cateterismo derecho (estudio hemodinámico)

     

Estudio electrofisiológico

     

Ventriculografía

     

Angioplastia

     

Cierre percutáneo de comunicaciones interauriculares (CIA) y Cierre percutáneo de foramen oval permeable (FOP)