¿Cómo es el postoperatorio?

Finalizada la intervención, el paciente debe llevar un vendaje, durante un periodo mínimo de 12 horas, para evitar un posible sangrado y, por tanto, pérdida de los injertos. A partir de las 24 horas el cabello puede lavarse cada día, y la persona puede prácticamente incorporarse a su vida normal. Únicamente durante los primeros 4 días existen molestias en la zona dadora (donante), es decir, en la zona de la parte posterior de la cabeza, como consecuencia de la sutura o los puntos que lleva la persona, y que se retiran, generalmente, a los 10 días de la intervención.

A los 3 meses del procedimiento comienza a aparecer el cabello implantado, puesto que existe un periodo de reposo de las nuevas raíces antes de volver a fabricar cabello. Una vez iniciado, el proceso se completa entre los 9 y 12 meses.

El procedimiento no tiene efectos secundarios más que los debidos a los de cualquier pequeña intervención con anestesia local. Éstos se producen solamente en los primeros 4 o 5 días después de la cirugía, y se manifiesta en forma de hinchazón en la zona de la frente y la cara, como consecuencia del vendaje. Hay dolor y tirantez en la zona de los puntos y puede aparecer algún pequeño hematoma como consecuencia de los pinchazos que se realizan. Todo ello se normaliza a la semana o 10 días del procedimiento.

No existe posibilidad de rechazo, ya que el cabello que nosotros implantamos procede de la misma persona, y por tanto el éxito esá completamente asegurado. En resumen, se trata de un procedimiento seguro, que no comporta ningún riesgo para la salud de la persona y, desde el punto de vista de resultados, el 90% de las raíces implantadas fructifican dando cabellos de excelente calidad.

ANTES - DESPUÉS

Alopecia-1

Alopecia-2