Fimosis

¿Qué es la fimosis?

Entendemos por fimosis la dificultad o imposibilidad para la retracción de la piel prepucial, esto es, de la piel que recubre el extremo del pene o glande. No debe confundirse con la presencia de adherencias balanoprepuciales (entre la piel del prepucio y el glande del pene) que son muy frecuentes en niños y que son independientes de la presencia o ausencia de fimosis. En algunos niños estas adherencias se acompañan de una estrechez en la piel del prepucio que produce un intenso dolor al intentar retraer esta piel y que en ocasiones hace que los niños cuando pretenden miccionar presenten antes de la salida de la orina una "hinchazón" del prepucio. En casos más leves sólo presentarán dolor al intentar retirar el prepucio para limpiar el glande.

Al nacer la dificultad en retraer el prepucio es la norma en los niños. En los primeros 3-4 años de vida, los detritus epiteliales que se forman entre el glande y el prepucio (esmegma) separan gradualmente las dos estructuras. A los 3 años el 90% de los prepucios descienden totalmente. Menos de un 1% de los varones de 17 años presenta fimosis.

Sólo existe fimosis si la piel prepucial presiona mucho el cuerpo del pene al descender; Si impide destapar el glande o si es difícil volver a cubrir el pene tras el descenso prepucial. Si la piel prepucial baja libremente y no existe presión en erección no hay fimosis. El exceso de piel no es fimosis.

¿Deben operarse todos los niños de fimosis?

Rotundamente No. Deben operarse los niños que presenten dificultad en retraer el prepucio y que no hayan respondido a tratamientos menos agresivos que después veremos. La circuncisión se puede practicar a partir de los 11 o 12 años con anestesia local.

¿Por qué hay religiones que obligan a operarse de fimosis?

En la antigüedad se observó que el cáncer de pene se daba en mayor medida en los no circuncidados, que tenían la mayor parte del tiempo el pene cubierto y que además no seguían una higiene escrupulosa. La religión judía propugnó la circuncisión como una medida que aseguraba una mejor higiene y una disminución drástica de las posibilidades de contraer cáncer de pene.

Hoy en día la incidencia de cáncer de pene es la misma entre los judíos operados que entre los escandinavos, que no están operados si no hace falta y siguen una correcta higiene.

¿Se puede solucionar la fimosis sin cirugía?

Sí. En niños con anillo fimótico, la aplicación de una crema de corticoides durante 1-2 meses resuelve la fimosis en más del 75% de los casos. Los corticoides también son beneficiosos si el paciente presenta inflamación aguda (balanitis).

¿Puede aparecer la fimosis de adulto?

Sí. De hecho ésta es una de las consultas más frecuentes al urólogo por parte del varón adolescente que aprecia que su pene en flaccidez no tiene ninguna dificultad en retraer la piel prepucial pero que en erección se forman anillos que dificultan el descenso. Otras veces es en las primeras relaciones sexuales en las que se dan cuenta del problema.

En el varón adulto frecuentemente se llega al diagnóstico de diabetes al apreciar inflamaciones prepuciales (balanitis, balanopostitis y balanitis xerótica obliterans) repetidas que dificultan la retracción prepucial en penes previamente normales.

¿En qué consiste la Circuncisión o postectomía (intervención de fimosis)?

La circuncisión consiste en la extirpación del anillo estrecho de piel prepucial y la posterior sutura hecha con material absorbible.

Fimosios Fimosis Fimosis


¿La circuncisión protege de las enfermedades de transmisión sexual?

No. En ningún caso. Otra cuestión es que la circuncisión, en algunas circunstancias, reduce las posibilidades de adquirir algunas infecciones como las infecciones por el virus del papiloma humano y las balanitis por hongos (candidiasis) al reducir la superficie húmeda del pene.

¿Qué síntomas aconsejan tratamiento en la fimosis?

  • La presencia de inflamaciones del prepucio (balanitis) repetidas
  • Los niños con dificultad para la micción y abultamiento del prepucio por acumulación de orina
  • La existencia de un episodio de parafimosis por su fácil recurrencia
  • Las infecciones urinarias
  • En pacientes asintomáticos con malformaciones urológicas (reflujo vesicoureteral, estenosis de la unión pieloureteral, etc.) como profilaxis contra las infecciones urinarias
  • La balanitis xerótica obliterans
  • Niños con megaprepucio y reflujo vesicoureteral.

La primera opción del tratamiento es el medicamentoso. La pomada esteroidea está indicada en todo tipo de fimosis, síntomas y a cualquier edad con una tasa de éxito superior al 80%

Cuando el tratamiento tópico falla se realizará la circuncisión o la plastia dorsal prepucial, dependiendo de la edad o sintomatología del paciente.

Normas para tener en cuenta antes de la circuncisión

  • Antes de entrar en quirófano para una cirugía es muy importante estar en buena forma física. Es necesario que haga saber al médico cualquier duda que usted tenga sobre su salud para poder consultar, de ser necesario, con un médico internista antes de la operación
  • No consuma Aspirina® o derivados en los 7 días anteriores a la cirugía sin comentarlo al médico. La Aspirina® y sus derivados (Adiro®, Couldina®, Alka-Seltzer®, Fiorinal®, etc...) favorecen el sangrado
  • El día anterior a la cirugía lávese y aféitese cuidadosamente el vello de la base del pene, del escroto (piel que recubre los testículos) y del pubis
  • No olvide traer las pruebas preoperatorias el día de la intervención. Estas pruebas incluyen la analítica de sangre (con pruebas de coagulación, hemograma, grupo y Rh, y otras...)
  • Acuda a la intervención acompañado. traiga ropa cómoda y un calzoncillo tipo slip, bien ajustado, para impedir los movimientos del pene tras la intervención

Normas para tener en cuenta después de la circuncisión

  • La circuncisión no suele doler, pero sí molesta los primeros días. Tome la medicación prescrita. La cirugía se practica en flaccidez y el pene seguirá presentando erecciones nocturnas que molestarán al principio. No se preocupe
  • Mantenga un reposo relativo los primeros días; no haga deporte
  • Es bueno que se duche al día siguiente de la intervención. Seque cuidadosamente la zona con una gasa o paño fino
  • Realice la cura diaria de la herida con solución de Povidona iodada (Topionic® o Betadine®) durante 7 días. tras la cura, coloque el pene apoyado hacia arriba (para evitar que se inflame), de forma similar a como se ha colocado tras la intervención
  • Puede aparecer un pequeño hematoma en la zona de la sutura o de la anestesia local. También puede haber una leve inflamación o un mínimo sangrado. Si así ocurre, no se preocupe, ya que no tiene importancia y se resuelve espontáneamente. Si observa un leve sangrado, aplique una ligera presión con una gasa estéril y este cederá en 2-3 minutos
  • No es necesario sacar los puntos. Caen solos a los 7-35 días aproximadamente
  • Si tiene alguna erección espontánea, coloque ambas plantas de los pies sobre una superficie fría y mójese las manos para que esta ceda espontáneamente. Evite las relaciones sexuales hasta que desaparezcan los puntos.