Hiperhidrosis palmar y axilar

Aplicación de clips sin seccionar el simpático

La demostración de que interrumpiendo el simpático con la colocación de clips se obtienen resultados similares a la sección del simpático, y la posibilidad de retirarlos si se presenta una sudoración compensadora severa, nos ha hecho introducir esta técnica en nuestra práctica diaria.

Técnica-de-colocación-de-clips-sin-seccionar-la-cadena-simpática

Técnica de colocación de clips sin seccionar la cadena simpática

Sudoración compensadora severa: reversibilidad de la simpatectomía

Existe la opción, en casos de sudoración compensadora muy severa, de "reconectar" la cadena simpática utilizando un nervio intercostal, mediante toracoscopia. La experiencia de los doctores Lin y Telaranta (con el que hemos aprendido la técnica) demuestran que en un alto porcentaje de pacientes, después de varios meses de esta intervención, disminuye la sudoración compensadora.

Retirada-de-clip-por-sudoración-compensadora-severa Técnica-de-reversibilidad-de-la-simpatectomia-con-interposición-de-un-nervi

A la izquierda, retirada de clip por sudoración compensadora severa. A la derecha, técnica de reversibilidad de la simpatectomia con interposición de un nervio intercostal

El exceso de sudoración de las manos y axilas, comúnmente asociado a un aumento de sudoración en las plantas de los pies, se conoce con el nombre de "hiperhidrosis" palmar, axilar y plantar. A esta hiperhidrosis se le añade el adjetivo de "primaria" porque se desconocen las causas de esta afección, que no enfermedad, puesto que es una respuesta exagerada a un estímulo normal como es la sudoración.

Existe una leve predisposición familiar y una mayor incidencia en el sexo femenino. Los pacientes que sufren de hiperhidrosis explican que desde niños notaban este incremento de la sudoración, lo que ya en el colegio les impedía tener una relación normal con sus compañeros de clase, debido al rechazo que sufrían al contacto de las manos. Posteriormente se inician los problemas con la escritura, deben usar papel secante y en muchas ocasiones se corre la tinta de los papeles. Un acto tan habitual como es el de dar la mano a una persona les representa una gran problemática por la sensación que la otra persona percibirá su aumento de sudoración con desagrado. Debido a toda esta problemática existe un estado natural de nerviosismo que en muchas ocasiones se ha interpretado como la causa de este exceso de sudoración, llegándose a tratar a estos pacientes con tranquilizantes. Sin embargo este nerviosismo no es la causa sino el efecto de la hipersudoración, actuando como un círculo vicioso en el que a más sudoración se añade un mayor estado de intranquilidad.

Existen múltiples tratamientos locales como el cloruro de aluminio en solución alcohólica, el ácido tánico, la iontoforesis como tratamiento transcutáneo etc; que pueden disminuir la severidad de la sudoración, aunque al ser un tratamiento de por vida los pacientes finalmente lo abandonan. Las inyecciones de Toxina Botulínica son una alternativa para los pacientes que deseen evitar el quirófano. Su principal indicación es la Hiperhidrosis axilar o de zonas especiales como el pliegue submamario o la frente. Se trata de una intervención poco agresiva pero de efecto temporal, por lo que debe repetirse.

El tratamiento quirúrgico de la hiperhidrosis palmar y axilar es muy antiguo, interrumpiendo la vía nerviosa por la que se propaga ese estímulo de sudoración al que se responde de una forma exagerada, y que se denomina cadena simpática. La "simpatectomía torácica" debe realizarse en ambos hemitórax por separado para solucionar la afección bilateral y hasta hace unos quince años no se indicaba frecuentemente debido a que debía abrirse el tórax mediante una toracotomía para realizarla. Los propios médicos que visitaban a estos pacientes desaconsejaban su intervención quirúrgica por considerar que el tratamiento quizá era más agresivo que la propia afección. Desde los últimos años se puede realizar la intervención quirúrgica para tratar la hiperhidrosis mediante cirugía videotoracoscópica, lo que significa que no es necesario abrir el tórax pues puede realizarse mediante un orificio de 1cm. en cada lado. El procedimiento requiere anestesia general, despertándose el paciente con las manos secas y siendo dado de alta en 6-12 horas, pudiendo reiniciar su vida normal en uno o dos días.

Después de realizar más de 900 intervenciones de simpatectomía torácica por videotoracoscopia, los resultados de esta cirugía son de una resolución completa de la hiperhidrosis palmar y axilar en el 99% de los casos, no tratándose la hipersudoración de las plantas de los pies aunque, en la mitad de los casos, ésta mejora o desaparece. Existen algunos efectos secundarios de la simpatectomía torácica como son los de unas manos muy secas que requieran la aplicación de cremas hidratantes en uno o dos pacientes de cada diez operados de hiperhidrosis axilar. Asimismo en cuatro o cinco de cada diez pacientes, puede producirse una leve sudoración a nivel de la espalda o los muslos (llamada hipersudoración compensadora) que no es comparable a la sufrida en las manos o axilas excepto en un 5-8% de los casos en que es importante. Otros riesgos de la operación son los habituales de cualquier intervención quirúrgica bajo anestesia general, como el sangrado, la infección, el neumotórax, siendo todas ellas excepcionales.

En resumen la aparición de la cirugía mínimamente invasiva torácica, que no requiere abrir el tórax para su ejecución, ha representado que muchos pacientes con hiperhidrosis palmar y axilar pueden beneficiarse de esta técnica quirúrgica menos agresiva con unos excelentes resultados y que esa preocupación, e incluso en muchos casos complejo, desaparezca para volver a sentirse una persona "normal".

Dr. Laureano Molins

Cirugía Torácica

Artículos de interés